Servicio Medicina Nuclear

La Medicina Nuclear es una especialidad que emplea técnicas seguras, prácticamente indoloras y muy efectivas para obtener información clínica en los pacientes sobre enfermedades no transmisibles, como las oncológicas. Esto permite detectar alteraciones en el organismo mucho antes de que las enfermedades presenten síntomas, posibilitando tratamientos tempranos más efectivos y pronósticos frecuentemente más favorables para la salud de las personas.
DSC_4633-2

PET (Tomografia por emisión de Positrones)

Técnica diagnóstica no invasiva que permite tomar imágenes del organismo del paciente que muestran la actividad y el metabolismo de los órganos del cuerpo. Se utilizan sustancias marcadas radiactivamente que se distribuyen por todo el organismo, se realizan estudios con Flúor 18.
Poseemos equipos PET-CT Sistema híbrido PET/CT. Marca: General Electric, modelo Discovery PET/CT 610.

SPETC (Tomografía Computada por Emisión de Protón Único)

Permite adquirir las imágenes anatómicas y funcionales en un único estudio. Las principales aplicaciones del SPECT/CT están en el campo de la oncología, pero también se utiliza en campos no oncológicos como la cardiología, neurología, renal, endocrinología, infectología, traumatología y estudios pediátricos, entre otros.
Algunos de los estudios que se realizan son: centellogramas óseos,de tiroides, renales, radiorrenograma, barridos corporales con Iodo, perfusiones miocárdicas, etc. 
Sistema de híbrido SPECT/CT. Marca: General Electric, modelo Óptima NM/CT640. Únicos en la región, destinados a prácticas de Medicina Nuclear.

Saque su turno online

Turnos solo para diagnóstico Medicina Nuclear

Preguntas frecuentes Medicina Nuclear
  • ¿Tiene la diabetes algún problema adicional de riesgo de radiación en la exploración PET?
     
    No. Aunque se inyecta una pequeña cantidad de glucosa radiactiva para el examen PET, esto no afectará sus niveles de glucemia. Sin embargo, es importante que el personal del servicio de medicina nuclear esté informado sobre su condición de diabetes.
  • ¿Puede un paciente diabético realizarse el estudio PET/CT?

    Si. Siempre y cuando cumpla las siguientes recomendaciones:

    • Seguir una dieta con alto nivel de proteínas y bajo nivel de carbohidratos durante las 24 horas anteriores al examen para mejorar la calidad de las imágenes.
    • No ingerir alimentos ni bebidas que puedan contener azúcar durante un tiempo de 4 a 6 horas antes de la cita.
    • Tomar los medicamentos como están previstos, siempre que sean tolerados con el estómago vacío, y que el nivel de glucemia sea inferior a 180 mg/dl al momento de la cita.
  • ¿Qué dosis entrega un estudio PET y uno CT?

    Una prueba PET/CT tiene dos componentes: una exploración PET y una CT, que se realizan en conjunto. La exposición a la radiación de la CT tiene un rango muy amplio según el tipo de prueba, el área del cuerpo escaneada y el propósito de la prueba. La dosis de radiación entregada por una CT utilizada sólo para corrección de atenuación, ronda los 7 mSv para un estudio de cuerpo entero; sin embargo, este valor puede ascender hasta los 30 mSv cuando se la realiza con calidad diagnóstica. Si bien, la dosis efectiva de una exploración PET depende de la actividad de F18-FDG inyectada, un valor de referencia es típicamente 8 mSv para adultos, cuando se les administran 10,8 mCi. Para el caso de exploraciones SPECT/CT, la dosis efectiva recibida dependerá de la actividad administrada, del tipo de radioisótopo empleado y del tipo de estudio que se realice. A modo de ejemplo, se puede considerar un estudio de cardiología nuclear donde se requiere la administración de Tc99m en dos etapas y la adquisición de imágenes CT de tórax. Considerando una inyección de 12 mCi en la primera etapa y el triple en la segunda, la dosis recibida por el paciente en la fase nuclear del estudio ronda los 15 mSv; por el otro lado, la dosis de una CT de tórax para este estudio se aproxima a los 1,5 mSv. Considerando que una radiografía de tórax convencional entrega una dosis promedio de 0,05 mSv y un estudio de medicina nuclear ronda los 20 mSv, esto equivaldría a realizarse 400 placas de tórax en un año, lo cual puede pensarse como un valor muy elevando. Sin embargo, usted debe considerar que, de acuerdo a la bibliografía, no se han demostrados efectos clínicos en pacientes, incluso con valores cercanos a los 200 mSv.

     

  • ¿Supone un riesgo para el personal sanitario atender a los pacientes luego de un estudio de medicina nuclear?

    Es aconsejable no realizarse una intervención o atención médica luego de finalizado un estudio de medicina nuclear. Sin embargo, esto no conlleva un riesgo en la salud del personal sanitario. Para reducir al mínimo la exposición del personal sería suficiente con seguir unas sencillas directrices, como lo son: reducir el tiempo de contacto y aumentar la distancia entre el paciente y el personal. En el caso de pacientes con catéteres urinarios o incontinencia, las precauciones que se adoptan normalmente cuando se trata con material de riesgo biológico serían suficientes para evitar la exposición excesiva y la contaminación.

  • ¿Debe un paciente restringir sus actividades tras realizarse un estudio de medicina nuclear?

    No. El paciente puede llevar a cabo todas sus actividades habituales sin ningún riesgo para los demás, con la única precaución de limitar el contacto con mujeres embarazadas y niños/as. La sustancia inyectada se elimina por orina por lo que se aconseja beber abundante cantidad de agua para facilitar y acelerar su excreción del organismo.

  • ¿Después de un estudio de medicina nuclear, ¿cuánto tiempo debe esperar un paciente antes de utilizar el transporte público?

    Con la debida precaución para las mujeres embarazadas y los niños/as, un paciente que viaja en transporte público tras una exploración de medicina nuclear no supone un riesgo para los demás pasajeros. Debido a que los radioisótopos empleados en estos estudios son de vida media corta, su desintegración es rápida, por lo que se puede suponer que luego de 24 horas de realizado el estudio, usted irradia poco o nada. Por este motivo, luego de ese tiempo puede llevar una vida normal.

  • ¿Puede una paciente amamantar después de haberse realizado un estudio de medicina nuclear?

    Si bien la vía principal de eliminación del material radiactivo empleado para la realización de estudios de medicina nuclear es a través del sistema urinario, una fracción se puede eliminar por la leche materna. En condiciones normales, la exploración debería retrasarse hasta que la lactancia haya terminado. Si el examen se necesita con urgencia y no se puede posponer, se recomienda que la madre se realice extracción de leche antes del examen, con el fin de utilizarla para alimentar a su bebé después de la exploración. Además, es aconsejable que durante las 2 horas posteriores a la exploración se realice extracciones de leche y luego la elimine. Luego de esto, se podrá reanudar la lactancia materna con normalidad.

  • ¿Puede una mujer embarazada realizarse un estudio de medicina nuclear?

    Como regla general, en una mujer embarazada no deben emplearse sustancias radioactivas. Sin embargo, el embarazo no tiene por qué ser una contradicción para los procedimientos de medicina nuclear, en particular los diagnósticos que involucran radioisótopos de corta duración, siempre que haya fuertes justificaciones clínicas y se haya hecho un esfuerzo para explorar otras alternativas diagnósticas que incluyan radiación no ionizante. De ser posible, es recomendable esperar hasta luego del parto para realizar el estudio de medicina nuclear. En caso de ser necesario realizar este tipo de  procedimiento, se deben adoptar criterios de reducción de dosis en el feto, como puede ser la administrar de actividades más pequeñas, tiempos de imagen más largos, así como también una abundante hidratación materna y frecuente evacuación. La irradiación del feto se debe a la transferencia y distribución placentaria del radiofármaco en los tejidos fetales, la radiación debida a la captación por parte de los órganos de la madre, así como también la radiación externa emitida por otros pacientes que también se encuentren realizando estos estudios.

  • ¿Puede una mujer embarazada acompañar a un amigo/a, a su pareja o a un niño/a quien se le realiza una exploración de medicina nuclear?

    No es deseable. Aunque la radiación emitida por parte del paciente es baja, es aconsejable evitar la exposición del feto a estas emisiones ionizantes. En el caso de que se necesite la presencia de una mujer embarazada para calmar a un niño/a pequeño/a que se esté realizando el estudio, es importante mantener cierta distancia entre el niño/a y el resto de los/as pacientes que también se estén realizando estudios diagnósticos de medicina nuclear. En tal caso, el tiempo que pase la mujer embarazada en contacto o en proximidad del niño/a debe ser lo más corto posible.

  • Scroll hacia arriba